collage

collage

martes, 3 de julio de 2018

LA SOLUCIÓN A LAS ROZADURAS



En esta caja tengo la solución a uno de esos problemas cotidianos que tiene muy poco glamour pero que nos afecta a muchas mujeres. No es ninguna broma, hay personas que se ven imposibilitadas de poder andar con libertad a causa de las rozaduras, algo para lo que existen soluciones, pero que implica encontrar la que mejor nos vaya. Efectivamente, si hay algo durante esta época que resulta realmente molesto para las mujeres con talla grande, es la fricción y las irritaciones. Caminar por la playa después de un baño es como si te arrancaran la parte interna de los muslos con una tenaza rusa. Polvos talco, hidratantes, bandas, desodorante roll-on… Existen muchos trucos y consejos, y os aseguro yo los he probado todos… hasta encontrar el que mejor va conmigo. Enumeremos algunas de las astucias con las que he experimentado y NO me han funcionado.




No sé como los guionistas de las películas de acción no han pensado en la faja como un elemento infalible de tortura. Yo si me tengo que vengar de un villano súper malo, lo primero que haría sería ponerle faja y mandarlo a un evento veraniego en el centro de Madrid. Sí amigas, para el tema de la fricción, la faja es el clásico de todos los clásicos, una maravilla si lo que quieres es cocerte como una nécora. Y si a eso sumamos que a los tres metros caminados se recoge en la entrepierna estrangulándote la femoral, podemos descartarla como la prenda más chic del 2018. No, en mi caso NO FUNCIONÓ.


Con los polvos talco he logrado caminar un par de metros más, logrando llegar desde el baño a la sala de estar sin sentir escozor. A pesar de ser una solución a corto (muy corto) plazo, su efecto dura poco, lo que te lleva a parar entre los coches para aplicártelo y seguir andando. Ni se te ocurra llevarlo a Coachella, lo mismo te pillan los fotógrafos y te cargas tu imagen de influencer super guayer. NO FUNCIONÓ.


Otra opción similar a la faja es el culotte. En este caso, no hay peligro de que oprima nuestra femoral y deje de llegar el riego sanguíneo a la cabeza, pero dejarás de ser la más elegante de tu barrio. Además del cocimiento integral, da igual que te lo compres súper grande para estar más cómoda, esto es peor: se recoge y es necesario recolocar la entrepierna cada 30 segundos. Algo parecido me sucede con las bandas elásticas… A pesar de su éxito entre muchas mujeres, en mi caso es un drama: muy monas, pero con la fricción, terminan convirtiéndose en un sofisticado rollito que solo puedes desenrollar en el baño, algo muy engorroso sobre todo si estás haciendo el Camino de Santiago. NO FUNCIONÓ.   


Os preguntaréis ¿Pero a esta señora qué cáspitas le ha solucionado el problema? Esta instantánea de servidora sonriendo en plan comercial ochentero os da la respuesta. Después de probar todo tipo de cremas hidratantes, pomadas, desodorantes y seguir los consejos de las mejores curvytubers, me quedo con LA CREMA ANTI FRICCIÓN APTONIA. De venta en DECATHLON, esta loción ha supuesto un antes y un después en mi relación con el verano: puedo andar sin tener la sensación que alguien me ha rociado de ácido los muslos. Las que me seguís habitualmente, sabéis de mi devoción por los vestidos, prenda que durante mucho tiempo me he visto obligada a dosificar. Ya no, esta crema de APTONIA me dura durante horas y con apenas dos aplicaciones al día, estoy libre de rozaduras.

Espero que os haya servido de ayuda mi pequeño y necesario truco para la vida diaria de la mujer moderna. ¿Vosotras también lo habéis probado todo? ¿Qué truco es el que mejor resultado os a dado? Espero que, si aún no la conocías, te solucione el problema de la fricción veraniega... Hasta pronto, os espero en mi IG @idoiabilbao, ¡Feliz verano!

2 comentarios:

  1. Me ha sorprendido recientemente saber que, el momento rozadura no es exclusivo de las curvilíneas, ya que hay chicas de talla pequeña que lo padecen igualmente!
    Y después del dato curioso (jeje) dirw que yo he deacubdescu las bandelettes este año y soy ultrafan, pero ¡probaré está locion! Todo sea ir retirando telas de la xona...

    ResponderEliminar
  2. Pues aunque no soy delgada tampoco curvy pero no he tenido nunca este problema pero tiene que ser un tanto fastidioso así que si hay algo que lo solucione ¡estupendo!


    Besos

    ResponderEliminar